Historia

HISTORIA DE FUSALMO

La Fundación Salvador del Mundo –FUSALMO- es una entidad sin fines de lucro, creada el 17 de agosto de 2001, que surge gracias a la integración de esfuerzos de la instutución salesiana en El Salvador, los cooperadores salesianos, y un grupo de empresarios reunidos en FEDISAL (Fundación para la Educación integral).
Desde nuestros inicios, apostamos por una educación complementaria con calidad, donde los beneficiarios refuerzan sus conocimientos de una manera sistemática, preparándolos para generar habilidades y destrezas para la vida, además ofrecemos espacios donde los jóvenes y sus familias pueden practicar deporte y recrearse libremente.

En ese contexto, el medio principal que FUSALMO tiene para llevar a cabo su misión son sus modernas y amplias instalaciones ubicadas estratégicamente en zonas de mayor población y vulnerabilidad social: Soyapango, Santa Ana y San miguel, donde semanalmente atendemos a un promedio de 7,500 niños, niñas y jóvenes en los distintos programas institucionales.

Los recursos para la construcción y equipamiento inicial de nuestras instalaciones fueron gracias al aporte realizado por el Gobierno de España al Gobierno de El Salvador, quien por medio del

Ministerio de Educación firmó una alianza con FUSALMO, para que este último asumiera la responsabilidad de la construcción y posterior funcionamiento de los polideportivos. FUSALMO por su parte, gestionó donaciones de terrenos del sector privado y público para concretizar la construcción y posteriormente ha gestionado recursos para poner en marcha los distintos programas que tiene en ejecución.

Los primeros programas puestos en marcha a partir del año 2003 y que siguen funcionando a la fecha de forma institucionalizada son: El Oratorio FUSALMO, los Programas de Liderazgo Juvenil y el Programa Integral Juvenil Don Bosco (PIJDB). Sin embargo, con el correr de los años esta oferta educativa se ha ido diversificando y adaptando a las necesidades que tienen las niñas, niños y jóvenes de nuestras zonas de intervención.

Desde nuestros inicios, los esfuerzos han estado enfocados en acompañar a la niñez y juventud utilizando como base el sistema preventivo de Don Bosco, promoviendo sus derechos humanos, educándoles para la paz y la sana convivencia, pero sobre todo apoyándoles para que transformen sus sueños en un proyecto de vida trascendente.