San Salvador 1 abril de 2019. Con motivo de la Semana de Acción Mundial por la Educación #SAME2019 la CME y RESALDE lanzan “Defendemos la Educación, sostenemos el mundo”, que visibiliza la importancia de la educación para la supervivencia de nuestro planeta y de sus habitantes. Este año, la coalición llama la atención sobre la necesidad de transformar nuestros sistemas educativos para que fomenten estilos de vida más sostenibles.

El cambio climático constituye un reto global que no sólo tiene graves consecuencias medioambientales, sino un elevadísimo coste humano. Por ejemplo, la contaminación ambiental del aire contribuyó a 4,2 millones de muertes prematuras en todo el mundo, según las estimaciones. También se prevé que, en 2050, 200 millones de personas se habrán visto obligadas a desplazarse a causa del cambio climático, cuyos efectos pueden llevar a la pobreza a 122 millones de personas en el año 2030.

Este fenómeno afecta también a la educación, una de las primeras actividades que se abandonan cuando se produce un desastre, y tiene también graves repercusiones desde el punto de vista de género, ya que afecta de manera desproporcionada a las niñas y mujeres en crisis y emergencias.