Columna ¡Hablemos Joven! por: Alicia Galeas Presidenta de la Red de Juventudes FUSALMO

Recientemente hemos estado viviendo meses de mucha incertidumbre y malestar en diferentes aspectos de nuestra vida, estando constantemente expuestos a mensajes, advertencias, noticias; generando inquietud, estrés, incomodidad y hasta ansiedad.

Y es que ante la incertidumbre y adversidad los seres humanos tenemos mecanismo para prepararnos actuar, nuestro cerebro está listo para identificar, y desencadenar respuestas de defensa y actuación ante una situación desconocida y de está manera resolver.

Pero ¿Qué pasa cuando no sabemos cómo resolver? Nuestro cuerpo sigue reaccionando ante la amenaza y está en un estado de alerta constante, generando estrés, el cuál en dosis elevadas afecta gravemente nuestra salud.

¿A cuantos nos ha pasado? Que nos sentimos nerviosos, sensación de pánico, respiración acelerada, estrés, nos cuesta concentrarnos en nuestras tareas cotidianas. Creo que muchos y muchas lo hemos experimentado. Entonces, ¿Qué podemos hacer?

Algunas recomendaciones que podemos seguir son:

  • Identificar esos pensamientos que nos generan malestar.
  • Reconocer y aceptar nuestras emociones y si es necesario hablarlo con alguien de confianza.
  • Evitar la sobreinformación.
  • Tener una rutina, respetando cada uno nuestros tiempos.

También podemos hacernos ciertas preguntas para armar nuestros kid de ayuda emocional:

¿A quién puedes acudir para apoyo, sentirte seguro y expresarte?

¿A quién o qué necesito evitar?

¿Qué necesita mi cuerpo para sentirme mejor, más fuerte y nutrido?

¿Qué compromisos tengo que dejar ir para tener tiempo para mí?

¿Qué objetos me pueden ayudar a recordar a respirar, relajarme, estar en el presente?

¿Cuál es mi distracción más saludable en momentos de estrés?

¿De qué manera puedo expresar mis sentimientos? Ej.: Hablando, bailando, escribiendo, a través del arte, etc.

Las respuestas de estas preguntas te pueden ayudar a formular un plan de acción para afrontar esos momentos difíciles, puedes ir modificándolo o agregarle cosas que puedas necesitar.

Y siempre recordando que es importante acudir con un profesional para herramientas específicas para tu caso.

Es fundamental cuidarse emocionalmente en estos tiempos de crisis. Y es que obviamente no es fácil para nadie lo es, pero es importante recordar que no estamos solos ni solas.

Es en estos momentos en los cuales debemos ser empáticos, asertivos y no juzgar a nadie, apoyar, escuchar y tratar de entender los sentimientos y emociones los demás sin descuidar los nuestros por supuesto.

Tomemos un tiempo para nosotros mismos, para cuidarnos y darnos amor propio, somos resilientes y saldremos adelante.